Foro virtual de La Sabina, con Carmen Magallón – 18 de abril (36 días de confinamiento)

El pasado sábado 18 de abril, en el Foro La Sabina,  nos acompañó Carmen Magallón.  En esta ocasión, participamos 20 mujeres (en algún momento, Gloria contó hasta 23), lo cual nos afirma en que es una buena idea y nos anima a seguir.

La conversación, tal como quería que fuera la propia Carmen, versaba sobre el “Derecho a la ciencia, coronavirus y feminismo”.

Tras un cariñoso recuerdo a las reuniones del Txingudi, con veteranas de la Sabina, Carmen inicia la tertulia hablando de lo que nos sorprende en estos momentos el papel de los científicos, que ha pasado a primer término. Carmen puso encima de la mesa (o de la pantalla, más bien), un montón de cuestiones a debatir:

La filosofía de la ciencia: ¿la ciencia es el mejor tipo de conocimiento que tenemos? Hay conflicto, debate y no puede haber confianza ciega. Por ejemplo, en el caso de la bomba atómica, los científicos tenían una  responsabilidad por que querían probarla, pero eso truncó la confianza ciega en la ciencia. Y aunque sí es el mejor conocimiento que tenemos, porque no se pueden dar explicaciones que no sean compatibles con los datos, sin embargo,hay que decidir: QUÉ investigar, CUÁNTO  invertir y QUÉ SESGOS  se introducen. Y, muy importante, a la hora de recoger datos, previamente hay que decidir CRITERIOS.

El feminismo tien una mirada crítica sobre la ciencia y se comienza a revisar el canon transmitido. La ciencia es androcéntrica y sexista. Las filósofas feministas han desvelado sesgos y trucos sexistas en el método científico.

La importancia de los valores: influyen en las teorías físicas, incluso en la teoría de la luz.

El lenguaje es fundamental en la ciencia. Por ejemplo: Galileo vio cráteres, en vez de agujeros. Necesitamos educación científica.

Sandra Harding (filósofa y feminista) habla de una objetividad fuerte: pone sobre la mesa los valores de la comunidad que se investiga. Los valores están, dice, y lo que podemos hacer es elegirlos. Saber desde qué perspectiva construimos el conocimiento.

El Derecho Humano a la Ciencia, artículo 27 de la carta de Derechos Humanos. Este derecho no se conoce: derecho a participar y a beneficiarse de la ciencia.

Y a partir de aquí se inició un interesantísimo debate entre todas las participantes en el foro, que voy a tratar de resumir en unas cuantas  frases que nos sirvan para reflexionar sobre la ciencia, el derecho que tenemos a ella, la visión feminista, los sesgos…

– En toda investigación científica y su metodología de recogida de datos, se produce un debate ético: ÉTICA/CIENCIA. Para ilustrar esto, Mª Antonia Marín nos proponer ver la película: “La espía roja” , cuyo título original es “Red Joan”, basada en la novela del mismo título de Jennie Rooney. Refleja la vida de Malita Norwood (muy recomendable). Toda observación está cargada de teoría, no es neutra.

– La ciencia no es religión. Los gobernantes están asesorados por científicos y científicas. Curiosamente están obteniendo mejores resultados los países cuyos gobiernos están presididos por mujeres. Como ejemplo valga el de Jacinda Ardern, Primera Ministra de Nueva Zelanda.

– Paz Martínez sugiere el libro: “El ecologista escéptico” en el que se demuestra que se pueden dar datos cambiando los resultados, dependiendo de los criterios que establezcas.

– La alternativa para decidir el qué se investiga y qué valores se introducen es la política y los movimientos sociales (esto plantean las filósofas feministas de la ciencia): un movimiento social puede mejorar la ciencia.

– Se habla de enfermedades, en general, sin discriminar si la sufren hombres o mujeres.  Las pruebas diferenciadas por género entre hombres y mujeres no tienen más que 10 o 15 años. No se valida la diferencia. Se siguen protocolos antiguaos. La medicina tiene muchos sesgos que se vienen arrastrando.

-A la ciencia se le ha escuchado poco y a la OMS se le ha ido quitando autoridad.

– ¿Qué pasa con la objetividad de las ciencias  “no exactas”, como se les denomina? Un mismo documento da lugar a diferentes lecturas y diferentes resultados: final para reflexionar largamente….

Seguro que me he dejado cosas, pero creo que como materia para pensar, en este nuestro recogimiento,  nos bastará.


Ana Belén Núñez, investigadora de Zaragoza, seleccionada para el mayor concurso internacional de monólogos científicos

investigadora-ana-nuñez-300x225La joven investigadora Ana Belén Núñez, del Instituto de Ciencia de los Materiales de Aragón (ICMA, instituto mixto CSIC-UZ), ha sido seleccionada entre un total de 74 personas para participar en Famelab, el mayor concurso internacional de monólogos científicos, organizado por la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT) y el British Council.

Ana Belén es una de las 12 semifinalistas que competirán en la semifinal el próximo 20 de marzo, en el teatro Poliorama de Barcelona, con un texto de tres minutos sobre superconductores.

Lee la noticia completa en Zaragoza Buenas Noticias