Foro virtual de La Sabina, con Carmen Magallón – 18 de abril (36 días de confinamiento)

El pasado sábado 18 de abril, en el Foro La Sabina,  nos acompañó Carmen Magallón.  En esta ocasión, participamos 20 mujeres (en algún momento, Gloria contó hasta 23), lo cual nos afirma en que es una buena idea y nos anima a seguir.

La conversación, tal como quería que fuera la propia Carmen, versaba sobre el “Derecho a la ciencia, coronavirus y feminismo”.

Tras un cariñoso recuerdo a las reuniones del Txingudi, con veteranas de la Sabina, Carmen inicia la tertulia hablando de lo que nos sorprende en estos momentos el papel de los científicos, que ha pasado a primer término. Carmen puso encima de la mesa (o de la pantalla, más bien), un montón de cuestiones a debatir:

La filosofía de la ciencia: ¿la ciencia es el mejor tipo de conocimiento que tenemos? Hay conflicto, debate y no puede haber confianza ciega. Por ejemplo, en el caso de la bomba atómica, los científicos tenían una  responsabilidad por que querían probarla, pero eso truncó la confianza ciega en la ciencia. Y aunque sí es el mejor conocimiento que tenemos, porque no se pueden dar explicaciones que no sean compatibles con los datos, sin embargo,hay que decidir: QUÉ investigar, CUÁNTO  invertir y QUÉ SESGOS  se introducen. Y, muy importante, a la hora de recoger datos, previamente hay que decidir CRITERIOS.

El feminismo tien una mirada crítica sobre la ciencia y se comienza a revisar el canon transmitido. La ciencia es androcéntrica y sexista. Las filósofas feministas han desvelado sesgos y trucos sexistas en el método científico.

La importancia de los valores: influyen en las teorías físicas, incluso en la teoría de la luz.

El lenguaje es fundamental en la ciencia. Por ejemplo: Galileo vio cráteres, en vez de agujeros. Necesitamos educación científica.

Sandra Harding (filósofa y feminista) habla de una objetividad fuerte: pone sobre la mesa los valores de la comunidad que se investiga. Los valores están, dice, y lo que podemos hacer es elegirlos. Saber desde qué perspectiva construimos el conocimiento.

El Derecho Humano a la Ciencia, artículo 27 de la carta de Derechos Humanos. Este derecho no se conoce: derecho a participar y a beneficiarse de la ciencia.

Y a partir de aquí se inició un interesantísimo debate entre todas las participantes en el foro, que voy a tratar de resumir en unas cuantas  frases que nos sirvan para reflexionar sobre la ciencia, el derecho que tenemos a ella, la visión feminista, los sesgos…

– En toda investigación científica y su metodología de recogida de datos, se produce un debate ético: ÉTICA/CIENCIA. Para ilustrar esto, Mª Antonia Marín nos proponer ver la película: “La espía roja” , cuyo título original es “Red Joan”, basada en la novela del mismo título de Jennie Rooney. Refleja la vida de Malita Norwood (muy recomendable). Toda observación está cargada de teoría, no es neutra.

– La ciencia no es religión. Los gobernantes están asesorados por científicos y científicas. Curiosamente están obteniendo mejores resultados los países cuyos gobiernos están presididos por mujeres. Como ejemplo valga el de Jacinda Ardern, Primera Ministra de Nueva Zelanda.

– Paz Martínez sugiere el libro: “El ecologista escéptico” en el que se demuestra que se pueden dar datos cambiando los resultados, dependiendo de los criterios que establezcas.

– La alternativa para decidir el qué se investiga y qué valores se introducen es la política y los movimientos sociales (esto plantean las filósofas feministas de la ciencia): un movimiento social puede mejorar la ciencia.

– Se habla de enfermedades, en general, sin discriminar si la sufren hombres o mujeres.  Las pruebas diferenciadas por género entre hombres y mujeres no tienen más que 10 o 15 años. No se valida la diferencia. Se siguen protocolos antiguaos. La medicina tiene muchos sesgos que se vienen arrastrando.

-A la ciencia se le ha escuchado poco y a la OMS se le ha ido quitando autoridad.

– ¿Qué pasa con la objetividad de las ciencias  “no exactas”, como se les denomina? Un mismo documento da lugar a diferentes lecturas y diferentes resultados: final para reflexionar largamente….

Seguro que me he dejado cosas, pero creo que como materia para pensar, en este nuestro recogimiento,  nos bastará.


Foro virtual de La Sabina: “Compartimos nuestras lecturas”. 11 de abril de 2020 (29 días de confinamiento)

El sábado 11 de abril, abrimos de nuevo el Foro de La Sabina. En esta ocasión compartimos los libros que en estos días estamos leyendo. El otro sábado comentábamos que la música siempre era una opción y que es algo esencial y, además, te puede salvar la vida. Bueno, pues lo mismo se puede decir de la literatura.  Seguro que todas vosotras lo estáis comprobando. Un libro es un tesoro. Un libro, cuando tienes que estar en casa, es un tesoro doble. Un buen libro, de esos que te atrapan y no puedes soltarlos, aunque te estés cayendo de sueño, es un regalo que nos hace la vida. Tenemos la suerte de tener acceso a los libros. Aunque ahora  no podamos ir a las librerías ni pedir consejo a nuestro librero o librera, siempre tenemos la opción de INTERNET, o recurrir a ese libro que leímos hace años y tanto lo disfrutamos o… el Foro de La Sabina. Y he aquí que en nuestro encuentro salieron a la pantalla de nuestra estupenda videoconferencia unos cuantos títulos que os recomendamos porque nosotras los hemos disfrutado. Ahí van:

 “El infinito en un junco” de Irene Vallejo (varias veces recomendado): una obra maestra sobre, precisamente, la historia del libro y, de paso, la nuestra. No hay que perdérselo por nada del mundo.

–  “Los amnésicos: Historia de una familia europea” de Geraldine Schwarz: el descubrimiento de un secreto familiar en la Segunda Guerra mundial. Para quienes les guste la historia europea reciente. Engancha.

–  “Cuerdas rebeldes” de Arantxa López Marugán, para las amantes de la montaña. Muy interesante por el contexto femenino y feminista y el momento histórico.

–  “La vida de las mujeres” de Alice Munro, premio Nobel, sobre todo por sus cuentos. En esta novela autobiográfica muestra el peculiar modo de ver la realidad en un entorno rural en Canadá.

– “Tierra alta” de Javier Cercas, novela policiaca ambientada en la comarca catalana Tierra Alta, donde nunca pasa nada, pero en el que ocurre un terrible crimen…

 “Un árbol crece en Brooklyn” de Betty Smith, el clásico norteamericano sobre la infancia y juventud de una hija de inmigrantes en Brooklyn de la década de 1920.

– “En la orilla” de Rafael Chirbes, sobre la corrupción en la  crisis de la burbuja inmobiliaria, donde se refleja muy claramente que el éxito de las mujeres siempre está en función del hombre. (Muy aleccionador).

– “El hombre que amaba a los perros” de Leonardo Padura, fascinante indagación histórica sobre Ramón Mercader, el asesino de Leon Trotski. Y también de Padura: “Herejes”

 “Luz de guerra” de Michael Ondaatje, historia hipnótica y profunda sobre los lúgubres años que siguieron al final de la Segunda Guerra Mundial. Impactante.

 “Otra vida por vivir” de Theodor Kallifatides. En este bellísimo libro, Kallifatides explora la relación entre una vida con sentido y un trabajo con sentido, además de cómo reconciliarse con el envejecimiento. Y, de este mismo autor: “El asedio de Troya”.

– “El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes” de Tatiana Tîbuleac. Libro lleno de emoción y crudeza en el que se muestra con una intensísima fuerza narrativa, un brutal testimonio que conjuga el resentimiento, la impotencia y la fragilidad de las relaciones maternofiliales.

– “El trabajo os hará libres” de Espido Freire. Catorce cuentos intensos y descarnados en los que desfilan personajes en sus “islas”.

Y para redondear esta sesión literaria, Luisa Gil nos leyó un relato suyo que le han publicado, titulado “Arrumacos”.


Foro virtual de La Sabina, 4 de abril de 2020 (22 días de confinamiento)

El sábado 4 de abril, inauguramos el Foro del Club de Opinión La Sabina para esta época del confinamiento. Estuvimos doce mujeres conectadas y pasamos un rato estupendo. Nos contamos cómo estábamos viviendo estos días y nos alegramos de poder conectarnos y charlar de lo divino y humano.

Como queremos compartir nuestras reflexiones, publicamos las ideas que nos fueron saliendo entre todas.

– En una situación normal, cuando muere un ser muy querido, el mundo sigue como si tal cosa y no lo entiendes. Te preguntas, ¿cómo puede seguir todo igual si a mí se me ha venido el mundo encima? Sin embargo ahora el mundo está detenido. Las personas que están pasando el duelo ven que todo está paralizado, como si todos les acompañaran en su duelo.

Pero a las personas que pierden a algún familiar les falta la despedida final y esto es muy duro. Por tanto hay que agarrarse a la importancia de lo vivido.

*Hacemos un paréntesis para recordar un tango sobre esta reflexión:

 “Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando

Su boca que era mía ya no me besa más

Se apagaron los ecos de su reír sonoro

Y es cruel este silencio que me hace tanto mal.

(…..)

Y mientras en las calles en loca algarabía

El carnaval del mundo gozaba y se reía

Burlándose el destino me robó su amor”

– Somos muy frágiles y no podemos estar aquí eternamente.

– Ahora mismo nos consideramos privilegiadas porque nos podemos comunicar. En esto tenemos mucha suerte.

– Esta es una situación totalmente novedosa que te enfrenta a la muerte en una sociedad en la que vivimos de espaldas a ella. El 80% de las personas muertas tienen más de 70 años.

– De aquí pasamos a reflexionar sobre las personas mayores. En culturas como la gitana, por ejemplo, la muerte de sus mayores es una auténtica tragedia, porque se van las enciclopedias de la familia y la sabiduría. Y no solo en esa cultura. Nos preguntamos si se tiene en consideración la edad a la hora de ingresar a las personas enfermas en la UCI, por ejemplo. Parece ser que no, que se tienen en cuenta otros factores. Si solo fuera la edad, no lo entenderíamos ni aceptaríamos.

– Se está detectando que hay mucho miedo y mucha angustia.

– Hay alguna duda de que las reflexiones de estos días de confinamiento sirvan para cambiar hábitos. Deberíamos poner atención en el autoabastecimiento del país, por ejemplo.

– Hay que hacer una reflexión interior de la vivencia y convivencia familiar.

– En una situación así juega un papel importantísimo el arte, la música y aprender a organizarnos el tiempo. A propósito de la música, consideramos que la música se necesita siempre. De hecho pensamos que la música te puede salvar la vida.

– Deberíamos valorar todo lo público. No solo la sanidad sino también las ayudas sociales. Y se está detectando una brecha digital que impide incorporarse a muchas personas a otras formas de trabajo. Esto también se ve en la educación. No todas las familias tienen los mismos recursos tecnológicos para ayudar a sus hijos. Y también está la función psicológica.

– Tras estas reflexiones, nos preguntamos, ¿qué es lo esencial, entonces?

– Deberíamos reflexionar sobre el medio ambiente y que esta situación nos sirviera para plantearnos cuidarlo más.

– Molesta que se esté utilizando un lenguaje de guerra que habría que ir modificando. Esto no es una guerra. Habría que replantearse el dinero que se gasta en armamento puesto que la seguridad de las personas, ahora mismo, está en la salud y en la investigación.

– No hay seguridad alguna de que los cambios en el futuro vayan a ir hacia el amor y la solidaridad. Sin embargo, estamos descubriendo valores extraordinarios en la gente que tenemos alrededor, por ejemplo en el teletrabajo. Hay gente que está poniendo todas sus herramientas informáticas a disposición y, además, cuando acaban el teletrabajo, se van al pabellón Tenerías a realizar un trabajo voluntario con los “sin techo” que están ahí. Por cierto, estas personas sin hogar están teniendo un comportamiento ejemplar.

– Nos preguntamos, ¿cómo saldremos de aquí? ¿Habremos cambiado? ¿Qué pasará con la alimentación? ¿Y el autoconsumo?

– Hay muchas estadísticas, por todos los lados, que abruman un poco.

– Tras esta situación, deberíamos querer más a nuestro país. Viajar más por España. Echar una mano a los cercanos.

– Descubrimos que, aunque nos cueste y nos encante salir, también nos gusta estar en casa. Disfrutar de la casa de una forma que antes no hacíamos.

– Utilizar este tipo de plataformas de video conferencia, nos abre un mundo de posibilidades: para empezar este FORO; comunicarnos con los amigos ausentes, hacer vermús virtuales e incluso ensayos de teatro.

– Algunas de nosotras creemos que habrá un antes y un después en la gestión de nuestras propias emociones; en la conexión con miedos internos, que emergen; en las jugadas de nuestra mente, que crea abismos. En el amor y la solidaridad.

– Hay quien dice que vuelve el amor romántico (como reflexión final, no está mal)

Hasta el próximo sábado

 

 




Fútbol femenino: derribando barreras. Cena debate

Hace tiempo que el fútbol dejó de ser solo cosa de hombres. Pero a pesar de  que las mujeres ya han demostrado que pueden dar pat

adas a un balón con el mismo arte y estilo que los hombres, no tienen las mismas oportunidades, ni los mismos derechos, ni los

 mismos apoyos.

Queda mucho camino por recorrer, pero el partido ya ha comenzado y no terminará hasta que se consiga ganar, hasta que las mujeres logremos la igualdad, también en el fútbol. ¡No importa cuántas prórrogas tengamos que jugar!

Sobre este tema debatiremos en una cena con tres mujeres que lo conocen muy bien y desde distintos ángulos:

Eva Nuviala, Directora de Marca en el Zaragoza Club de Fútbol Femenino. Diplomada en RRLL y Máster en Riesgos Laborales y en Marketing y Comunicación Corporativa. Es Consejera del CIPI (Consejo Independiente de Protección de la Infancia).

Clara Arpa, Consejera Delegada de Arpa, empresa patrocinadora del Club que apuesta por el fútbol femenino aragonés. Diplomada en RRLL, Máster en Cooperación Internacional y Experta en Responsabilidad Social. Es Presidenta del Centro de Innovación para elDesarrollo Sostenible y miembro de la Junta Directiva del Pacto Mundial.

Sara Morer, Primera entrenadora del Zaragoza Club de Fútbol Femenino, Categoría Territorial. Psicóloga deportiva con más de 20 años de experiencia.

Desde el Club de Opinión La Sabina os animamos a asistir a esta cena en la que el fútbol femenino nos servirá de ejemplo para debatir sobre igualdad de derechos y de oportunidades.

Fecha: jueves 20 de febrero de 2020, a las 20,30 horas.

Lugar: Cafetería del Museo Teatro Caesaraugusta, C/ San Jorge, 12

Precio: 15 € 

Para inscribirte pincha aquí

Te pedimos que si necesitas anular tu participación en la cena, lo hagas antes del martes18 de febrero (lasabina@lasabina.es) ya que si no es así El Club de Opinión La Sabina tiene que hacerse cargo del coste.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Visita de La Sabina al Museo del Prado

Un grupo de socias de La Sabina, incluida la presidenta Elena Laseca, viajamos a Madrid el día de San Valero para visitar la exposición de Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana, segunda monográfica que el Museo del Prado dedica a mujeres pintoras. También pudimos disfrutar de los dibujos de Goya y de los que ha inspirado al Roto.

Después comida, paseo por el Madrid castizo, mucha charla entre amigas y reflexión sobre próximas actividades del club.

En primavera pensamos realizar un excursión con las Montañeras Adebán. Esperamos a todas nuestras socias.


Tercer ciclo de Clásicas y Modernas: Pioneras del siglo XX

Desde el Servicio de Igualdad del Ayuntamiento nos invitan, un año más, al Ciclo de conferencias Clásicas y modernas, Pioneras del siglo XX, organizado en colaboración con la Asociación Clásicas y Modernas y coordinado por Laura Freixas.
Tendrán lugar los martes de enero y febrero, a las 18,30 horas, en el salón de actos de la Casa de la Mujer (Don Juan de Aragón, 2).

14 de enero: la coordinadora del ciclo, Laura Freixas, presentará a una escritora de una originalidad excepcional: Clarice Lispector.

21 de enero: Marián Cao nos hablará sobre la gran artista Frida Kahlo.

 

28 de enero: Carmen G. de la Cueva nos dará a conocer a la filósofa judía encarcelada por los nazis, Hannah Arendt.

4 de febrero: Sara Cuentas presentará a la que fue una activista feminista, ecologista y defensora de los pueblos indígenas: Berta Cáceres.

11 de febrero: Diana Raznovich hablará de una de las artistas más sobresalientes del siglo XX, Maria Callas.

18 de febrero: Cristina Yáñez nos invitará a conocer a la directora de escena más reconocida y premiada del teatro contemporáneo: Ariane Mnouchkine.

25 de febrero: Pilar Aguilar cerrará el ciclo con una charla sobre una pionera del cine: Alice Guy.

Más información:  www.zaragoza.es/sede/servicio/cultura/evento/programa/584


Irene Vallejo premio El Ojo Crítico de Narrativa 2019

Nuestra socia Irene Vallejo ha obtenido el prestigioso premio El Ojo Crítico de Narrativa 2019, que concede Radio Nacional de España, por ‘El infinito en un junco. La invención de los libros en el mundo antiguo’, publicado por la editorial Siruela.

El Club de Opinión La Sabina le da la más sincera felicitación y nos sentimos profundamente orgullosas de nuestra Sabina de Plata 2017 por su gran talento y proyección.

Reproducimos aquí la carta de felicitación de la Presidenta de nuestro club, Elena Laseca.

Queridísima Irene:

En nombre del Club de Opinión La Sabina y en el mío propio, quiero felicitarte por el premio “El Ojo Crítico” de RNE de Narrativa 2019. El fallo del jurado ha señalado que es “un viaje a la cuna del pensamiento y del conocimiento, a través de la historia de los libros…”. En este Club de Opinión hace tiempo que estamos convencidas, no solo de tu talento, que es mucho, sino de tu bagaje cultural y tu capacidad para relacionar el mundo clásico con la actualidad. Realizas como nadie asociaciones del tipo: “el mundo globalizado actual con las aspiraciones de Alejandro Magno”. Y el caso es que, si te pones a pensarlo, es totalmente cierta la afirmación: “todo está inventado”, solo cambia el modo en el que se presenta.

Eres nuestra Sabina de Plata 2017. La proyección en tu carrera y tu futuro como gran escritora fueron los motivos de este premio y ya ves que había poderosas razones para concedértelo. “El infinito en un junco” lo demuestra por sí solo.

A este éxito le seguirán muchos otros. Tu talento es tan infinito como el poder de los libros. Y nosotras, desde este Club, nos sentimos orgullosas de que formes parte de él, pero sobre todo, de que sea una mujer, aragonesa, joven y con mucho conocimiento la que triunfe. Esa eres tú, Irene.

Muchísimas felicidades de nuevo y disfruta de este premio.

Un fuerte abrazo de todas y cada una de las socias del Club de Opinión La Sabina.

Elena Laseca, Presidenta del Club de Opinión La Sabina