Foro virtual de La Sabina, con Elena Laseca – 9 de mayo (57 días de confinamiento)

EL OFICIO DE ESCRIBIR, CON O SIN CRISIS

En nuestro Foro de las Sabina del sábado 9 de mayo, tratamos este tema con la Presidenta de La Sabina, Elena Laseca.

Los escritores y escritoras, a lo largo de la historia de la literatura, casi siempre han vivido sumergidos en alguna crisis, bien personal o por el contexto social en el que les ha tocado vivir.

Tres ejemplos de escritores y escritoras diferentes en su oficio de escribir:

  • Gabriel García Márquez, colombiano: contar lo cercano, la realidad del Caribe utilizando el realismo mágico.
  • Carmen Martín Gaite: ser escritora reconocida al mismo tiempo que la vida le somete a sacudidas de crudeza insoportables.
  • Jane Austen, inglesa: escribir en una época y en un lugar en los que la mujer dependía totalmente de un hombre.

Leer Más


Foro virtual de La Sabina, con Ana Pilar Zaldivar – 2 de mayo (50 días de confinamiento)

LA MÚSICA EN TIEMPO DE CRISIS

Nuestra socia y componente de la Junta Directiva, Ana Pilar Zaldívar, como experta en música, hace una exposición del tema.

Ana Pilar decide comenzar la sesión con la canción: “Como la cigarra”, cantada por Mercedes Sosa, que le resulta pertinente a propósito de aquel anuncio del Fondo Monetario Internacional, en el que argumentaban que no iban a dar dinero porque habíamos actuado “como las cigarras”. Esta canción se ha convertido en el “Resistiré” en Argentina.

La primera estrofa de esta bellísima canción, dice así:

            Tantas veces me mataron

            Tantas veces me morí

            Sin embargo estoy aquí resucitando

            Gracias doy a la desgracia y a la mano con puñal

            Porque me mató tan mal

            Y seguí cantando

Según el diccionario de María Moliner, crisis significa el momento en que se produce un cambio muy marcado, por ejemplo una enfermedad. Y como el estado de crisálida de los insectos, se emerge después en una forma perfecta.

En la música se pueden considerar tres tipos de crisis:

Crisis de autores

No componen peor sino todo lo contrario. En el arte podemos sentirnos muy mal y seguir creando. Mozart en 1791, enfermo como para morirse, compuso el Réquiem y también La Flauta Mágica y El Concierto para Clarinete (uno de los temas musicales en la película Memorias de África).

Este año se celebra el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven. En 1801 y 1802 tuvo una crisis: se quedaba sordo. Escribe el Testamento de Heiligenstadt donde   explica lo que siente porque no oye. Compone la Sonata Claro de Luna y la Novena Sinfonía, con su Himno a la Alegría, que es el arte de la variación, cambio de tonalidad, compás, ritmo… La Séptima Sinfonía la encontramos en la película “El discurso del Rey”, la música va, como las palabras del discurso, cargándose hasta alcanzar el máximo. Cuando termina el discurso y sale a saludar al balcón (en la película) suena el segundo movimiento de Emperador, también de Beethoven.

Crisis del tiempo

Ha habido montones de pestes. La Peste negra de 1348: cada vez que termina uno de los cuentos del Decamerón hay una danza. Y Vivaldi compone la ópera Griselda. En 1947 se publica La Peste de Albert Camus y el músico español Robert Gerhard, exiliado tras la Guerra Civil, compone la cantata La Peste, basada en la obra de Camus.

La película Muerte en Venecia de Visconti acontece simultáneamente a una epidemia de cólera en Venecia. En medio de una crisis el compositor Aschenbach se refugia en Venecia y encuentra la belleza en Tadzio. Britten compone la ópera Muerte en Venecia, también basada en la novela de Thomas Mann.

En su sinfonía nº 5, Mahler irá y volverá sobre ella continuamente hasta el año anterior a su muerte. Es como una continua pelea, como demuestra la ambigüedad trágica expresada en ella.

Aunque una pandemia no es una guerra (como hemos comentado en este foro), sin embargo se han utilizado muchos términos bélicos.

El 7 de julio de 2001, Barenboim dirigió la Staatskapelle de Berlín en la representación de la ópera de Wagner Tristán e Isolda en el festival de Israel celebrado en Jerusalén. Fue llamado pronazi y fascista por algunos de los presentes.

En los atentados de París, suena la Marsellesa y emociona.

En la Segunda Guerra Mundial se creó el Consejo para mantener la actividad musical en el frente doméstico.

El coro ”Va Pensiero” de la ópera Nabucco de Verdi, lo asimilaron los italianos como un canto contra la opresión extranjera en que vivían, de hecho, hacían un juego de palabras con el apellido Verdi: V.E.R.D.I (Víctor Emmanuel Rey de Italia).

Algo tan terrible como la esclavitud fue el origen de la música de Jazz.

La emigración también origina música para mantener la cultura de los pueblos que se ven abocados a emigrar.

El primer órgano que desarrolla el feto es el oído y la música es lo que más tiempo permanece en el recuerdo.

Nuestras crisis

Las de cada una. ¿Qué buscamos con la música?

            Como terapia (musicoterapia)

            Como catarsis (La Bohème para llorar)

            Como fuente de alegría

            Para combatir la soledad

Sin embargo, hay que evitar que utilicemos la música por miedo al silencio, porque es importante tener momentos de silencio. A los músicos, en general, les molestan los “hilos musicales”.

Hay un aspecto importante a destacar en la música: como medida de tempo o de tiempo. El tenor José Mª Carreras, en su tratamiento contra el cáncer, interpretaba para sus adentros la pieza que tenía la misma duración que el tratamiento. El tempo de la música nos ayuda en nuestro propio tiempo y a acomodarnos al tempo del otro. En las tiendas se utiliza la música.

La música hay que escucharla activamente. Hay que sentarse a escuchar música, no hay que ponerla siempre de fondo. Falta formación musical, tener el oído educado para poder apreciarla mejor.

¿Y a partir de ahora?

La industria cultural es muy frágil. Las orquestas nuevas es complicado que sobrevivan. En este país no existe la Ley de mecenazgo. Los conciertos en directo —por el tema de la reducción de aforo— va a ser muy difícil llevarlos a cabo. Pero la emoción del directo no se puede comparar con ningún otro formato.

La música , en esta crisis, no ha sido considerada esencial, lo cual es un error. Se han seguido dando clases de música on line. Hay mucha tarea que hacer en el tema de la educación musical. Como ejemplo está Suiza que desde 2015 en su Constitución aparece la educación musical obligatoria. Las escuelas de música son gratuitas, pero si no se finalizan los estudios hay que pagar lo que no se ha aprovechado.

Esta crisis puede pagar factura.

Pero, como dijo Dick Clark: “La música es la banda sonora de tu vida”.

Y tras esta exposición pasamos al debate:

Nos preguntamos qué se podría hacer para mejorar la educación musical en el currículo escolar. Ahora, quien quiere aprender música lo tiene que hacer como actividad extraescolar.

¿La edad es un inconveniente insalvable para aprender música? El oído se educa. El oído absoluto lo tienen muy pocas personas. El oído relativo es el educado y se puede entrenar. Todo el mundo puede.

En la educación musical se debería poner mayor hincapié en amar la música. El lenguaje musical que está previsto en el currículo es muy difícil y eso dificultad el acercamiento a la música. Otra cuestión es la flauta en la escuela. La flauta es un instrumento difícil de tocar, sería mucho mejor utilizar el xilófono, en el que se pueden sacar sonidos con mayor facilidad y, además, te permite cantar. Y la Historia de la Música que ese estudia en Secundaria les cuesta mucho.

Un mal ejemplo: en las tiendas de juguetes en las que venden instrumentos musicales, estos están desafinados.

Como positivo hay que resaltar que entre los jóvenes se aprecia un mayor número de chicas y chicos que tocan un instrumento. El 92% escucha música en sus ratos de ocio. Aunque la música tiene serios contrincantes como las series y los juegos.

Se ha perdido la costumbre de cantar. Antes se cantaba en cualquier celebración y por cualquier motivo. Cuando se saltaba a la comba, se cantaba continuamente, pero ahora en los colegios ya no se canta. Como buen ejemplo de continuar con lo de cantar está Bilbao, que los sábados se juntan para cantar en la calle y en general, en el País Vasco, se canta más. Tienen el hábito.

En el tema de la formación musical on line, esta crisis ha demostrado que se puede hacer, pero no es lo mismo. Seguramente, a partir de ahora, se combinará on line con lo presencial. Mezclar edades de niños de cuatro años con otros más mayores, no es buena idea. Los niños y niñas necesitan moverse, por eso la enseñanza on line es complicada para una edad temprana.

Muchas veces, el volumen de la música molesta. Y es que la música es invasiva y hay que tener cuidado y respeto hacia los demás, que no tienen por qué “sufrir” la música a que nos apetece escuchar. Pilar Bayona contaba que tenía dos tipos de vecinos, los que estaban encantados por tener a una virtuosa como ella de vecina y los que decían: “Y que alguien pague para escuchar esto”.

Conclusión del debate: amamos la música y queremos que forme parte de nuestra vida.


Foro virtual de La Sabina, con Amelia Bella – 25 de abril (43 días de confinamiento)

El sábado 25 de abril, en el Foro La Sabina,  nos acompañó Amelia Bella.  En esta ocasión, 23 mujeres charlamos sobre Pandemia, salud y feminismo.

Amelia hizo una sugerente introducción al tema:

Como principio general, esto no es una guerra, es una pandemia que ha trastocado el equilibrio de la salud y el cuidado.

Introduce fracturas pero también abre puertas y deja ver cosas que están ocultas y silenciadas.

No es la primera vez que hay una pandemia, en 1918 la gripe se llevó por delante 25.000.000 de personas. Más que en la guerra. Y más recientemente está el SIDA, el EVOLA y la Malaria que es continuada. Por ejemplo en 2018 murieron 405.000 personas, pero en África.

El coronavirus ha afectado a los países desarrollados y las medidas que podemos tomar en estos países no son viables en los países pobres.

El impacto del confinamiento es mayor en las mujeres. Las mujeres son las que se ocupan de los cuidados y faltan recursos. Por no hablar de la violencia. El mantenimiento recae en las mujeres.

Ahora mismo, la vida es el centro, cosa que las mujeres llevamos mucho tiempo reivindicando: la vida y los cuidados.

Esta crisis ha obligado a reorganizar la sanidad. A pesar de la cantidad de mujeres trabajando en sanidad, el 70% de los puestos de responsabilidad lo ocupan hombres y esto tiene una gran influencia en las políticas sanitarias.

Hay un 80% de enfermeras, que son la columna vertebral del sistema de salud y las que tienen el protagonismo del cuidado. Los protocolos de actuación que se realizan en enfermería, se hacen con mirada desde lo cercano. Se han realizado talleres para unificar técnicas de actuación. Importante que los protocolos acojan el cuidado de las personas.

El sistema sanitario no estaba preparado para esto. Hay que tener en cuenta los recortes que se han venido haciendo en la sanidad pública y en investigación.

Ahora el personal sanitario se ha planificado a gran velocidad. Las enfermeras tienen un papel fundamental en esta organización:

  • Se han tomado medidas preventivas (limpio/sucio/contaminado).
  • El trasiego de personas es labor de enfermería
  • Se han creado redes de sororidad y acompañamiento frente a la soledad
  • Redes telefónicas.
  • Asistencia primaria remodelada.

Por primera vez las clínicas privadas se han puesto al servicio de lo público.

Y, siguiendo la metáfora de la guerra, se han creado hospitales de campaña. Pero, lo que alimenta a las guerras no nos va a curar: los recursos no son armas. Es la paz.

Nada va a ser igual, pero la desigualdad la vamos a seguir sufriendo.

Y en lo relativo a cómo afecta la enfermedad a hombres y a mujeres, es posible que, tras esta pandemia, se hagan estudios diferenciales de género. Los síntomas son diferentes entre ellos y ellas.

Y ahora nos preguntamos: ¿Qué cambios podemos hacer?

Desde una mirada feminista tenemos que proponer iniciativas para que se hagan estudios diferenciados validados.

Las condiciones socioculturales influyen de forma diferente a la hora de enfermar.

No solo son importantes los fármacos. Por ejemplo, en el caso de los mayores, el cuidado se ha tambaleado por las condiciones.

Algo positivo es que, en estas circunstancias, se reconoce el valor de lo público.

Y también nos preguntamos: ¿Por qué se gasta más en armas que en salud?

Sería pues el momento de reconstruir con lo que hemos aprendido:

  • Hay que redefinir la seguridad. Poner la vida en el centro.
  • Equilibrio y equidad entre los países.
  • Es necesario hacer cambios políticos desde la ONU y la OMS.
  • Hay que desmercantilizar lo sanitario.
  • Realizar avances científicos para que el mundo sea más habitable.
  • Solidaridad científica, creando redes de investigación científica.

A partir de la introducción de Amelia, debatimos durante más de una hora. Este es el resumen:

  • Invertir más en salud que en armas (aunque pensamos que vamos a continuar igual)
  • Exigir una sanidad bien pagada y estabilidad laboral. Hay contratos basura. Falta personal. Lo que se ha pagado a la privada es lo que hubiera costado contratar personal en la pública.
  • Se arrastran los recortes en la Administración y se visualizan las grietas. Los equipos técnicos han adelgazado mucho.
  • Está establecido que para pertenecer a la OTAN, Europa está obligada a un presupuesto mínimo en armas. Esto NO ocurre en salud. Además, el precio de las armas no se discute. Se paga lo que piden. Muchos intereses.
  • Nos preguntamos, si la organización sanitaria que se ha puesto en marcha en esta crisis se va a mantener. Pero no parece posible.
  • Es necesaria una labor cultural.
  • Hay que replantearse el cuidado de las personas mayores. Los proyectos de carácter intergeneracional son muy interesantes. En Europa hay residencias mixtas de mayores y jóvenes que funcionan muy bien.
  • En esta crisis ha habido mucha improvisación por la inmediatez y la necesidad de solucionar el problema de salud, pero los cambios en la cultura, los hábitos y los sistemas de organización son procesos lentos.
  • En cuanto a la sintomatología de la enfermedad, no hay estudios hechos. Parece que afecta más al sistema digestivo a las mujeres y al respiratorio a los hombres. Pero esto dicho con toda la prevención ya que no se ha analizado y estudiado científicamente, ni validado. Influye, sobre todo, el tipo de vida de hombres y mujeres.
  • El problema no está en el sistema sanitario ni en la estructura sino en los políticos y sus decisiones.
  • Con los trajes protectores de los sanitarios se neutraliza el rango profesional, es como si “todos somos iguales”, el médico no es más y la relación, por tanto, no está tan jerarquizada. Hay más reconocimiento de la enfermería.
  • Quizá sería conveniente centralizar la sanidad o alguno de los aspectos y hacer una gestión para la crisis.
  • Hay que apostar por la sanidad universal: estar preparadas (buena reflexión para terminar)

Muchos temas para reflexionar y para actuar en consecuencia. Hasta el próximo sábado.


Foro virtual de La Sabina, con Carmen Magallón – 18 de abril (36 días de confinamiento)

El pasado sábado 18 de abril, en el Foro La Sabina,  nos acompañó Carmen Magallón.  En esta ocasión, participamos 20 mujeres (en algún momento, Gloria contó hasta 23), lo cual nos afirma en que es una buena idea y nos anima a seguir.

La conversación, tal como quería que fuera la propia Carmen, versaba sobre el “Derecho a la ciencia, coronavirus y feminismo”.

Tras un cariñoso recuerdo a las reuniones del Txingudi, con veteranas de la Sabina, Carmen inicia la tertulia hablando de lo que nos sorprende en estos momentos el papel de los científicos, que ha pasado a primer término. Carmen puso encima de la mesa (o de la pantalla, más bien), un montón de cuestiones a debatir:

La filosofía de la ciencia: ¿la ciencia es el mejor tipo de conocimiento que tenemos? Hay conflicto, debate y no puede haber confianza ciega. Por ejemplo, en el caso de la bomba atómica, los científicos tenían una  responsabilidad por que querían probarla, pero eso truncó la confianza ciega en la ciencia. Y aunque sí es el mejor conocimiento que tenemos, porque no se pueden dar explicaciones que no sean compatibles con los datos, sin embargo,hay que decidir: QUÉ investigar, CUÁNTO  invertir y QUÉ SESGOS  se introducen. Y, muy importante, a la hora de recoger datos, previamente hay que decidir CRITERIOS.

El feminismo tien una mirada crítica sobre la ciencia y se comienza a revisar el canon transmitido. La ciencia es androcéntrica y sexista. Las filósofas feministas han desvelado sesgos y trucos sexistas en el método científico.

La importancia de los valores: influyen en las teorías físicas, incluso en la teoría de la luz.

El lenguaje es fundamental en la ciencia. Por ejemplo: Galileo vio cráteres, en vez de agujeros. Necesitamos educación científica.

Sandra Harding (filósofa y feminista) habla de una objetividad fuerte: pone sobre la mesa los valores de la comunidad que se investiga. Los valores están, dice, y lo que podemos hacer es elegirlos. Saber desde qué perspectiva construimos el conocimiento.

El Derecho Humano a la Ciencia, artículo 27 de la carta de Derechos Humanos. Este derecho no se conoce: derecho a participar y a beneficiarse de la ciencia.

Y a partir de aquí se inició un interesantísimo debate entre todas las participantes en el foro, que voy a tratar de resumir en unas cuantas  frases que nos sirvan para reflexionar sobre la ciencia, el derecho que tenemos a ella, la visión feminista, los sesgos…

– En toda investigación científica y su metodología de recogida de datos, se produce un debate ético: ÉTICA/CIENCIA. Para ilustrar esto, Mª Antonia Marín nos proponer ver la película: “La espía roja” , cuyo título original es “Red Joan”, basada en la novela del mismo título de Jennie Rooney. Refleja la vida de Malita Norwood (muy recomendable). Toda observación está cargada de teoría, no es neutra.

– La ciencia no es religión. Los gobernantes están asesorados por científicos y científicas. Curiosamente están obteniendo mejores resultados los países cuyos gobiernos están presididos por mujeres. Como ejemplo valga el de Jacinda Ardern, Primera Ministra de Nueva Zelanda.

– Paz Martínez sugiere el libro: “El ecologista escéptico” en el que se demuestra que se pueden dar datos cambiando los resultados, dependiendo de los criterios que establezcas.

– La alternativa para decidir el qué se investiga y qué valores se introducen es la política y los movimientos sociales (esto plantean las filósofas feministas de la ciencia): un movimiento social puede mejorar la ciencia.

– Se habla de enfermedades, en general, sin discriminar si la sufren hombres o mujeres.  Las pruebas diferenciadas por género entre hombres y mujeres no tienen más que 10 o 15 años. No se valida la diferencia. Se siguen protocolos antiguaos. La medicina tiene muchos sesgos que se vienen arrastrando.

-A la ciencia se le ha escuchado poco y a la OMS se le ha ido quitando autoridad.

– ¿Qué pasa con la objetividad de las ciencias  “no exactas”, como se les denomina? Un mismo documento da lugar a diferentes lecturas y diferentes resultados: final para reflexionar largamente….

Seguro que me he dejado cosas, pero creo que como materia para pensar, en este nuestro recogimiento,  nos bastará.


Foro virtual de La Sabina: “Compartimos nuestras lecturas”. 11 de abril de 2020 (29 días de confinamiento)

El sábado 11 de abril, abrimos de nuevo el Foro de La Sabina. En esta ocasión compartimos los libros que en estos días estamos leyendo. El otro sábado comentábamos que la música siempre era una opción y que es algo esencial y, además, te puede salvar la vida. Bueno, pues lo mismo se puede decir de la literatura.  Seguro que todas vosotras lo estáis comprobando. Un libro es un tesoro. Un libro, cuando tienes que estar en casa, es un tesoro doble. Un buen libro, de esos que te atrapan y no puedes soltarlos, aunque te estés cayendo de sueño, es un regalo que nos hace la vida. Tenemos la suerte de tener acceso a los libros. Aunque ahora  no podamos ir a las librerías ni pedir consejo a nuestro librero o librera, siempre tenemos la opción de INTERNET, o recurrir a ese libro que leímos hace años y tanto lo disfrutamos o… el Foro de La Sabina. Y he aquí que en nuestro encuentro salieron a la pantalla de nuestra estupenda videoconferencia unos cuantos títulos que os recomendamos porque nosotras los hemos disfrutado. Ahí van:

 “El infinito en un junco” de Irene Vallejo (varias veces recomendado): una obra maestra sobre, precisamente, la historia del libro y, de paso, la nuestra. No hay que perdérselo por nada del mundo.

–  “Los amnésicos: Historia de una familia europea” de Geraldine Schwarz: el descubrimiento de un secreto familiar en la Segunda Guerra mundial. Para quienes les guste la historia europea reciente. Engancha.

–  “Cuerdas rebeldes” de Arantxa López Marugán, para las amantes de la montaña. Muy interesante por el contexto femenino y feminista y el momento histórico.

–  “La vida de las mujeres” de Alice Munro, premio Nobel, sobre todo por sus cuentos. En esta novela autobiográfica muestra el peculiar modo de ver la realidad en un entorno rural en Canadá.

– “Tierra alta” de Javier Cercas, novela policiaca ambientada en la comarca catalana Tierra Alta, donde nunca pasa nada, pero en el que ocurre un terrible crimen…

 “Un árbol crece en Brooklyn” de Betty Smith, el clásico norteamericano sobre la infancia y juventud de una hija de inmigrantes en Brooklyn de la década de 1920.

– “En la orilla” de Rafael Chirbes, sobre la corrupción en la  crisis de la burbuja inmobiliaria, donde se refleja muy claramente que el éxito de las mujeres siempre está en función del hombre. (Muy aleccionador).

– “El hombre que amaba a los perros” de Leonardo Padura, fascinante indagación histórica sobre Ramón Mercader, el asesino de Leon Trotski. Y también de Padura: “Herejes”

 “Luz de guerra” de Michael Ondaatje, historia hipnótica y profunda sobre los lúgubres años que siguieron al final de la Segunda Guerra Mundial. Impactante.

 “Otra vida por vivir” de Theodor Kallifatides. En este bellísimo libro, Kallifatides explora la relación entre una vida con sentido y un trabajo con sentido, además de cómo reconciliarse con el envejecimiento. Y, de este mismo autor: “El asedio de Troya”.

– “El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes” de Tatiana Tîbuleac. Libro lleno de emoción y crudeza en el que se muestra con una intensísima fuerza narrativa, un brutal testimonio que conjuga el resentimiento, la impotencia y la fragilidad de las relaciones maternofiliales.

– “El trabajo os hará libres” de Espido Freire. Catorce cuentos intensos y descarnados en los que desfilan personajes en sus “islas”.

Y para redondear esta sesión literaria, Luisa Gil nos leyó un relato suyo que le han publicado, titulado “Arrumacos”.


Foro virtual de La Sabina, 4 de abril de 2020 (22 días de confinamiento)

El sábado 4 de abril, inauguramos el Foro del Club de Opinión La Sabina para esta época del confinamiento. Estuvimos doce mujeres conectadas y pasamos un rato estupendo. Nos contamos cómo estábamos viviendo estos días y nos alegramos de poder conectarnos y charlar de lo divino y humano.

Como queremos compartir nuestras reflexiones, publicamos las ideas que nos fueron saliendo entre todas.

– En una situación normal, cuando muere un ser muy querido, el mundo sigue como si tal cosa y no lo entiendes. Te preguntas, ¿cómo puede seguir todo igual si a mí se me ha venido el mundo encima? Sin embargo ahora el mundo está detenido. Las personas que están pasando el duelo ven que todo está paralizado, como si todos les acompañaran en su duelo.

Pero a las personas que pierden a algún familiar les falta la despedida final y esto es muy duro. Por tanto hay que agarrarse a la importancia de lo vivido.

*Hacemos un paréntesis para recordar un tango sobre esta reflexión:

 “Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando

Su boca que era mía ya no me besa más

Se apagaron los ecos de su reír sonoro

Y es cruel este silencio que me hace tanto mal.

(…..)

Y mientras en las calles en loca algarabía

El carnaval del mundo gozaba y se reía

Burlándose el destino me robó su amor”

– Somos muy frágiles y no podemos estar aquí eternamente.

– Ahora mismo nos consideramos privilegiadas porque nos podemos comunicar. En esto tenemos mucha suerte.

– Esta es una situación totalmente novedosa que te enfrenta a la muerte en una sociedad en la que vivimos de espaldas a ella. El 80% de las personas muertas tienen más de 70 años.

– De aquí pasamos a reflexionar sobre las personas mayores. En culturas como la gitana, por ejemplo, la muerte de sus mayores es una auténtica tragedia, porque se van las enciclopedias de la familia y la sabiduría. Y no solo en esa cultura. Nos preguntamos si se tiene en consideración la edad a la hora de ingresar a las personas enfermas en la UCI, por ejemplo. Parece ser que no, que se tienen en cuenta otros factores. Si solo fuera la edad, no lo entenderíamos ni aceptaríamos.

– Se está detectando que hay mucho miedo y mucha angustia.

– Hay alguna duda de que las reflexiones de estos días de confinamiento sirvan para cambiar hábitos. Deberíamos poner atención en el autoabastecimiento del país, por ejemplo.

– Hay que hacer una reflexión interior de la vivencia y convivencia familiar.

– En una situación así juega un papel importantísimo el arte, la música y aprender a organizarnos el tiempo. A propósito de la música, consideramos que la música se necesita siempre. De hecho pensamos que la música te puede salvar la vida.

– Deberíamos valorar todo lo público. No solo la sanidad sino también las ayudas sociales. Y se está detectando una brecha digital que impide incorporarse a muchas personas a otras formas de trabajo. Esto también se ve en la educación. No todas las familias tienen los mismos recursos tecnológicos para ayudar a sus hijos. Y también está la función psicológica.

– Tras estas reflexiones, nos preguntamos, ¿qué es lo esencial, entonces?

– Deberíamos reflexionar sobre el medio ambiente y que esta situación nos sirviera para plantearnos cuidarlo más.

– Molesta que se esté utilizando un lenguaje de guerra que habría que ir modificando. Esto no es una guerra. Habría que replantearse el dinero que se gasta en armamento puesto que la seguridad de las personas, ahora mismo, está en la salud y en la investigación.

– No hay seguridad alguna de que los cambios en el futuro vayan a ir hacia el amor y la solidaridad. Sin embargo, estamos descubriendo valores extraordinarios en la gente que tenemos alrededor, por ejemplo en el teletrabajo. Hay gente que está poniendo todas sus herramientas informáticas a disposición y, además, cuando acaban el teletrabajo, se van al pabellón Tenerías a realizar un trabajo voluntario con los “sin techo” que están ahí. Por cierto, estas personas sin hogar están teniendo un comportamiento ejemplar.

– Nos preguntamos, ¿cómo saldremos de aquí? ¿Habremos cambiado? ¿Qué pasará con la alimentación? ¿Y el autoconsumo?

– Hay muchas estadísticas, por todos los lados, que abruman un poco.

– Tras esta situación, deberíamos querer más a nuestro país. Viajar más por España. Echar una mano a los cercanos.

– Descubrimos que, aunque nos cueste y nos encante salir, también nos gusta estar en casa. Disfrutar de la casa de una forma que antes no hacíamos.

– Utilizar este tipo de plataformas de video conferencia, nos abre un mundo de posibilidades: para empezar este FORO; comunicarnos con los amigos ausentes, hacer vermús virtuales e incluso ensayos de teatro.

– Algunas de nosotras creemos que habrá un antes y un después en la gestión de nuestras propias emociones; en la conexión con miedos internos, que emergen; en las jugadas de nuestra mente, que crea abismos. En el amor y la solidaridad.

– Hay quien dice que vuelve el amor romántico (como reflexión final, no está mal)

Hasta el próximo sábado

 

 




Fútbol femenino: derribando barreras. Cena debate

Hace tiempo que el fútbol dejó de ser solo cosa de hombres. Pero a pesar de  que las mujeres ya han demostrado que pueden dar pat

adas a un balón con el mismo arte y estilo que los hombres, no tienen las mismas oportunidades, ni los mismos derechos, ni los

 mismos apoyos.

Queda mucho camino por recorrer, pero el partido ya ha comenzado y no terminará hasta que se consiga ganar, hasta que las mujeres logremos la igualdad, también en el fútbol. ¡No importa cuántas prórrogas tengamos que jugar!

Sobre este tema debatiremos en una cena con tres mujeres que lo conocen muy bien y desde distintos ángulos:

Eva Nuviala, Directora de Marca en el Zaragoza Club de Fútbol Femenino. Diplomada en RRLL y Máster en Riesgos Laborales y en Marketing y Comunicación Corporativa. Es Consejera del CIPI (Consejo Independiente de Protección de la Infancia).

Clara Arpa, Consejera Delegada de Arpa, empresa patrocinadora del Club que apuesta por el fútbol femenino aragonés. Diplomada en RRLL, Máster en Cooperación Internacional y Experta en Responsabilidad Social. Es Presidenta del Centro de Innovación para elDesarrollo Sostenible y miembro de la Junta Directiva del Pacto Mundial.

Sara Morer, Primera entrenadora del Zaragoza Club de Fútbol Femenino, Categoría Territorial. Psicóloga deportiva con más de 20 años de experiencia.

Desde el Club de Opinión La Sabina os animamos a asistir a esta cena en la que el fútbol femenino nos servirá de ejemplo para debatir sobre igualdad de derechos y de oportunidades.

Fecha: jueves 20 de febrero de 2020, a las 20,30 horas.

Lugar: Cafetería del Museo Teatro Caesaraugusta, C/ San Jorge, 12

Precio: 15 € 

Para inscribirte pincha aquí

Te pedimos que si necesitas anular tu participación en la cena, lo hagas antes del martes18 de febrero (lasabina@lasabina.es) ya que si no es así El Club de Opinión La Sabina tiene que hacerse cargo del coste.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Visita de La Sabina al Museo del Prado

Un grupo de socias de La Sabina, incluida la presidenta Elena Laseca, viajamos a Madrid el día de San Valero para visitar la exposición de Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana, segunda monográfica que el Museo del Prado dedica a mujeres pintoras. También pudimos disfrutar de los dibujos de Goya y de los que ha inspirado al Roto.

Después comida, paseo por el Madrid castizo, mucha charla entre amigas y reflexión sobre próximas actividades del club.

En primavera pensamos realizar un excursión con las Montañeras Adebán. Esperamos a todas nuestras socias.