Foro virtual de La Sabina, 4 de abril de 2020 (22 días de confinamiento)

El sábado 4 de abril, inauguramos el Foro del Club de Opinión La Sabina para esta época del confinamiento. Estuvimos doce mujeres conectadas y pasamos un rato estupendo. Nos contamos cómo estábamos viviendo estos días y nos alegramos de poder conectarnos y charlar de lo divino y humano.

Como queremos compartir nuestras reflexiones, publicamos las ideas que nos fueron saliendo entre todas.

– En una situación normal, cuando muere un ser muy querido, el mundo sigue como si tal cosa y no lo entiendes. Te preguntas, ¿cómo puede seguir todo igual si a mí se me ha venido el mundo encima? Sin embargo ahora el mundo está detenido. Las personas que están pasando el duelo ven que todo está paralizado, como si todos les acompañaran en su duelo.

Pero a las personas que pierden a algún familiar les falta la despedida final y esto es muy duro. Por tanto hay que agarrarse a la importancia de lo vivido.

*Hacemos un paréntesis para recordar un tango sobre esta reflexión:

 “Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando

Su boca que era mía ya no me besa más

Se apagaron los ecos de su reír sonoro

Y es cruel este silencio que me hace tanto mal.

(…..)

Y mientras en las calles en loca algarabía

El carnaval del mundo gozaba y se reía

Burlándose el destino me robó su amor”

– Somos muy frágiles y no podemos estar aquí eternamente.

– Ahora mismo nos consideramos privilegiadas porque nos podemos comunicar. En esto tenemos mucha suerte.

– Esta es una situación totalmente novedosa que te enfrenta a la muerte en una sociedad en la que vivimos de espaldas a ella. El 80% de las personas muertas tienen más de 70 años.

– De aquí pasamos a reflexionar sobre las personas mayores. En culturas como la gitana, por ejemplo, la muerte de sus mayores es una auténtica tragedia, porque se van las enciclopedias de la familia y la sabiduría. Y no solo en esa cultura. Nos preguntamos si se tiene en consideración la edad a la hora de ingresar a las personas enfermas en la UCI, por ejemplo. Parece ser que no, que se tienen en cuenta otros factores. Si solo fuera la edad, no lo entenderíamos ni aceptaríamos.

– Se está detectando que hay mucho miedo y mucha angustia.

– Hay alguna duda de que las reflexiones de estos días de confinamiento sirvan para cambiar hábitos. Deberíamos poner atención en el autoabastecimiento del país, por ejemplo.

– Hay que hacer una reflexión interior de la vivencia y convivencia familiar.

– En una situación así juega un papel importantísimo el arte, la música y aprender a organizarnos el tiempo. A propósito de la música, consideramos que la música se necesita siempre. De hecho pensamos que la música te puede salvar la vida.

– Deberíamos valorar todo lo público. No solo la sanidad sino también las ayudas sociales. Y se está detectando una brecha digital que impide incorporarse a muchas personas a otras formas de trabajo. Esto también se ve en la educación. No todas las familias tienen los mismos recursos tecnológicos para ayudar a sus hijos. Y también está la función psicológica.

– Tras estas reflexiones, nos preguntamos, ¿qué es lo esencial, entonces?

– Deberíamos reflexionar sobre el medio ambiente y que esta situación nos sirviera para plantearnos cuidarlo más.

– Molesta que se esté utilizando un lenguaje de guerra que habría que ir modificando. Esto no es una guerra. Habría que replantearse el dinero que se gasta en armamento puesto que la seguridad de las personas, ahora mismo, está en la salud y en la investigación.

– No hay seguridad alguna de que los cambios en el futuro vayan a ir hacia el amor y la solidaridad. Sin embargo, estamos descubriendo valores extraordinarios en la gente que tenemos alrededor, por ejemplo en el teletrabajo. Hay gente que está poniendo todas sus herramientas informáticas a disposición y, además, cuando acaban el teletrabajo, se van al pabellón Tenerías a realizar un trabajo voluntario con los “sin techo” que están ahí. Por cierto, estas personas sin hogar están teniendo un comportamiento ejemplar.

– Nos preguntamos, ¿cómo saldremos de aquí? ¿Habremos cambiado? ¿Qué pasará con la alimentación? ¿Y el autoconsumo?

– Hay muchas estadísticas, por todos los lados, que abruman un poco.

– Tras esta situación, deberíamos querer más a nuestro país. Viajar más por España. Echar una mano a los cercanos.

– Descubrimos que, aunque nos cueste y nos encante salir, también nos gusta estar en casa. Disfrutar de la casa de una forma que antes no hacíamos.

– Utilizar este tipo de plataformas de video conferencia, nos abre un mundo de posibilidades: para empezar este FORO; comunicarnos con los amigos ausentes, hacer vermús virtuales e incluso ensayos de teatro.

– Algunas de nosotras creemos que habrá un antes y un después en la gestión de nuestras propias emociones; en la conexión con miedos internos, que emergen; en las jugadas de nuestra mente, que crea abismos. En el amor y la solidaridad.

– Hay quien dice que vuelve el amor romántico (como reflexión final, no está mal)

Hasta el próximo sábado

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s